HOME INSTITUCIONAL HISTORIA CONSEJO DIRECTIVO PERIODICO EDITORIAL
 
 
Entrevista Dr. Federico Villagrán. Director de Manejo de Emergencias Sanitarias y Catástrofes de la provincia de Buenos Aires
“SAME Provincia es mucho más que una ambulancia”
Hace poco más de tres años Federico Villagrán comenzaba a proyectar el SAME Provincia. Hoy el sistema de emergencias prehospitalaria llega a más de cien municipios y espera completar todo el territorio provincial, con una estructura más compleja que está preparada para enfrentar catástrofes con los más altos estándares a nivel internacional.
 
 
Cuando lo convocaron para presentar un proyecto para la implementación del SAME Provincia sabía que no iba a ser un sistema de emergencias más. El SAME en Ciudad de Buenos Aires había dado buenos resultados y la idea era replicarlo, “pero terminó siendo distinto, en principio porque es imposible por la territorialidad. En Capital hay nueve millones de personas en hora pico en el microcentro, lo que equivale en volumen, en muchos casos, a un solo municipio de la provincia”, cuenta Villagrán y agrega: “Teníamos que replicar 135 SAME y que funcionaran en todos lados como si fuera uno solo”.
Femecon Informa: ¿Cómo lograron implementarlo?
Dr. Villagrán:
En principio evaluamos que, si poníamos un SAME sumamente completo hasta el detalle, no iba a ser viable para los municipios. Si además de ambulancias prehospitalarias queríamos abarcar la parte de psiquiatría, traslados de alta complejidad, aéreo, terrestre y catástrofe, iba a ser imposible de sostener económicamente y a nivel recursos humanos. Entonces diseñamos que cada SAME funcione localmente en cada municipio básicamente con el prehospitalario. Y para un evento de catástrofe organizamos un sistema de comunicaciones, para que los municipios de alrededor sean los primeros respondientes cuando uno enfrenta una situación grave. Eso lo probamos en el incendio de Avellaneda, que recibió ayuda de Tres de Febrero, Quilmes y Lanús. A partir de ese momento pudimos recabar mucha información que nos sirvió para implementar en el resto de la provincia.
Femecon Informa: Y para eventos catastróficos más largos, ¿cómo están preparados?
Dr. Villagrán:
Si la situación catastrófica se extiende en el tiempo, tenemos un equipo de catástrofe que es el SAME GIE (Grupo de Intervenciones Especiales), que depende de la Dirección de Emergencia del Ministerio, y que cuenta con todo el equipamiento pesado: las camionetas 4x4 con tres tipos de equipamiento diferentes para hacer respondedores rápidos, para víctimas múltiples y un hospital de campaña, con carpas para armar una unidad de terapia, y QBN (Químico Bacteriológico Nuclear) en caso que tengamos un incidente. Tengamos en cuenta que la provincia tiene una central atómica, un polo petroquímico en La Plata, otro en Bahía Blanca y en Dock Sud. Ojalá nunca pase nada, pero tenemos que estar preparados para eventuales situaciones de riesgo. Además llegaron recientemente dos tráiler, uno de rápido despliegue que se convierte en un shock-room de seis camas, que se puede desplegar en cualquier sitio como un hospital de campaña de alta complejidad o bien para aumentarle la complejidad a alguno de los municipios ante una necesidad eventual.
Por otro lado, cuando uno llega a un municipio, como nos pasó en Pilar con las inundaciones, si bien lo hacemos para ayudar, necesitamos comida, insumos y hospedaje, un montón de cosas que, ya con el problema que tienen es suficiente como para sumar más conflictos. Para evitar esto, el otro tráiler es de comunicaciones. Así, nos enlazamos con las comunicaciones del municipio y todo lo que sea relevamiento del área de conflicto lo absorbemos nosotros, y el SAME local sigue descomprimido atendiendo lo urbano, para lo que fue diseñado. Ese tráiler tiene conexión a Internet, podemos tener imágenes satelitales del terreno, y además pueden dormir y vivir hasta doce personas, que es el número de dotación básica que se despliega cada vez que surge una emergencia.
Femecon Informa: Entonces el SAME Provincia no se resume a la emergencia local...
Dr. Villagrán:
En realidad es mucho más, porque desde el momento en que se implementa el SAME en un municipio, tiene el enlace escalonado con los municipios laterales y tiene el enlace con nosotros para emergencias catastróficas. Es importante esto, porque el sistema de emergencia no se agota en una ambulancia. Se materializa con los móviles de alta complejidad pero es mucho más. Detrás hay capacitación introductoria para poder instalar en sistema de emergencia, se exige una central de comando SAME que puede estar acoplada al sector de monitoreo, se bajan los protocolos de comunicación con los municipios de alrededor, los municipios a su vez se bajan el protocolo de comunicación con el Ministerio, es un trabajo que tiene un back muy importante. Es un sistema completo y mucho más complejo que lo que muestra una foto.
Femecon Informa: ¿Cuánto tiempo lleva poner en marcha el SAME en un municipio?
Dr. Villagrán:
Implementar el SAME en un municipio lleva entre dos y tres meses como mínimo de papelerío, capacitación que no termina en la puesta en marcha, sino que continúa y se replica para toda la provincia con diferentes temáticas. Para todos los equipos, radio operadores, choferes, médicos, todos los que están implicados en la atención inicial del trauma en situaciones adversas, todos los meses hacemos capa- citaciones. Mi concepto es que uno puede comprar el mejor equipamiento, pero de nada sirve si no hay capacitación y la gen- te no se compromete y entiende que está perteneciendo a un sistema. Hemos tenido una excelente respuesta, y no sólo de quienes forman este gran equipo de trabajo sino de los propios ciudadanos que ven en el SAME Provincia algo positivo. Porque en definitiva es un servicio para la gente, no es ni para el gobierno ni para los municipios, sean del color político que sean. Yo cumplí con un gran objetivo: armar en Provincia un sistema de catástrofes que no había. Ahora vamos por la calificación como equipos de catástrofes internacional, no para salir a ayudar afuera, pero sí para reconocer que estamos listos para cualquier evento adverso.
Femecon Informa: ¿Cómo articulan con la Red AMBA?
Dr. Villagrán:
El SAME Provincia nació como primer programa, y luego surgió el pedido de un proyecto de alta visibilidad y alto impacto para la sociedad. Antes de llegar al Ministerio de Salud yo fui Jefe de Emergencias del Hospital de San Isidro y ahí diseñé un sistema de Triage para descomprimir las guardias. Como funcionó bien, pensamos que podría ser una buena medida para replicar en las guardias de los hospitales provinciales, algo que se hace en todo el primer mundo: atender por prioridad y no por orden de llegada. Hoy logramos tener un sistema prehospitalario ordenado, y guardias nuevas, remodeladas y con un sistema de prioridad de atención que recepta la urgencia con el shockroom en su lugar y el flujo ordenado de los pacientes. Para no saturar las guardias, se creó el sistema AMBA, con el objetivo de potenciar los centros de atención de mediana y baja complejidad, que es donde se podrían atender el 90 por ciento de las consultas. El objetivo de este sistema coordinado y articulado es lograr dejar las guardias sólo para lo que es grave. Ya pusimos en funcionamiento toda esta dinámica, ahora hay que educar a la sociedad para que logre hacer ese circuito y así poder optimizar los recursos en salud. Pero es una cuestión de tiempo y evolución, hasta que vean que en el primer nivel de atención brinda respuesta sin necesidad de ir a los hospitales.
Femecon Informa: ¿Quedó algo pendiente?
Dr. Villagrán:
Pude cumplir con lo que me propuse en un primer momento. Poner en marcha el SAME Provincia, y luego ir sumando todo lo que hoy está detrás, que no se ve, pero que forma parte de una estrategia de atención de emergencias y catástrofes. Y algo muy importante: desde esta Dirección se creó un software que hoy nos permite tener estadísticas de todos los municipios y todo lo que se realiza con res- pecto a auxilios, saber cuántos accidentes se producen, dónde y por qué. Estos datos permiten también tomar medidas preventivas y saber si el sistema está funcionando bien o si hay errores que tenemos que solucionar. Tener números nos permite implementar políticas públicas.
Lo que faltaría para el SAME es que su implementación deje de ser por decreto y se convierta en Ley, para que esto, que es parte de una política de Estado, no pueda ser modificado y pueda continuar funcionando a lo largo del tiempo.
 
 
Por María José Ralli